InicioFútbolSevilla FC: La verdadera respuesta de Mendilibar

Sevilla FC: La verdadera respuesta de Mendilibar

Publicado

spot_img

Los goles y las victorias no slo ayudan a vivir ms tranquilo, tambin a ver la realidad desde un punto de vista distinto. No digo ms optimista, sino sabiendo que el vaso de agua est a la mitad. Ni medio lleno ni medio vaco. El Sevilla no es una mquina perfectamente engrasada, aunque tampoco el desastre que se dej ir durante el mes de agosto en Liga. Los puntos y los goles lo cambian todo radicalmente. Y la percepcin de las personas, tambin. Mendilibar est viviendo en sus carnes propias cmo de puetero puede ser un banquillo como el nervionense, donde al mnimo error el Snchez-Pizjun se convierte en un circo romano y sueltan a las bestias para despedazarte sin piedad. Sin tregua ni memoria. Y as debe ser. El inicio del Sevilla puede tener muchsimas lecturas. E incluso excusas. La del club se basa en un mercado abierto (como los otros 19 equipos), causando intranquilidad en parte del plantel. La del entrenador, por no desviarse de la versin oficial, tres cuartos de lo mismo. La realidad es que se consiguieron cero puntos en los tres primeros partidos de Liga con la vieja guardia y frente a rivales de poca entidad. Metiendo a parte de la nueva, siete de nueve. Algo tendr el agua cuando la bendicen. Jugadores como Sow y Lukebakio han llegado para marcar la diferencia en sus demarcaciones, donde el Sevilla necesitaba algo ms. Una marcha superior. Ms calidad. Y ya se deja notar. Es decir, que la plantilla sevillista, a grandes rasgos, es superior a la que termin el pasado curso. Si se lesiona Acua no viene un drama; si Ocampos descansa, tampoco; si Fernando se queda en bao y masaje, lo mismo. Tiene ms perfiles y de mayor nivel. Estoy convencido. El problema es cuando da la sensacin desde la grada, ms quemada por el pasado ao que ilusionada o agradecida por un final pico, siente que se va caminando por la misma inestabilidad, pese a los posibles aciertos en el mercado. No es que se haya dejado de creer en Mendilibar. Ms bien, abrazaron su fe cuando vieron todo perdido hace unos meses. Y de las creencias no es tan sencillo vivir. En ftbol se necesita que la mente se cargue constantemente de razones, no dejarte llevar slo por el corazn. Ante el Almera se dio el primer paso para recomprar el modelo Mendi. No slo en la grada, tambin en el vestuario.

Porque decir que la caseta no se haba contagiado de ciertas dudas en este inicio de temporada es mentir. Quitndole culpas al entrenador, con el que la mayora comparte la filosofa ofensiva, los jugadores trataban de amoldar el estilo al plan de partido, es decir, no jugar a la ruleta rusa si no es necesario, pese a las broncas desde la banda del propio Mendilibar. Ante el Almera se pudo ver a un equipo ms junto en todas las facetas del juego. En la presin o esperando en defensa posicional el ataque rival. Esto se debe a la ausencia en el once de Sergio Ramos? No tiene por qu. Aunque la sociedad Bad-Gudelj est mucho ms asentada tras muchos meses juntos, superando a delanteras como la del United, la Juve, la Roma o incluso del City (Haaland). Les cuesta menos cumplir los deseos de su tcnico de colocar la defensa lejsimos del portero. Ramos no est en plenitud y si le viene un delantero de 20 aos, se retrasa esos aos en metros. Lo esperable. Tambin los goles ayudan a que el plan sea el correcto. Dos tantos en ocho minutos le arrancan una sonrisa hasta al irascible (durante el ltimo mes) de Mendi. No es que haya cambiado en sala de prensa exactamente. Se le percibe ms avinagrado porque sentirte en la cuerda floja no le gusta a nadie. An est descubriendo cmo se las gasta el sevillismo. Una aficin acostumbrada a que todo y todos pasen. Dejando la mejor huella posible, pero nada es para siempre. Y como tal lo aceptan. El apego no va con ellos. Menos an, los recuerdos. Budapest qued grabado para la historia. Y la historia se escribe todos los das. Que sea limpia o muy emborronada depende de los resultados. A esa idiosincrasia del ‘hoy me ganas y maana no me pierdas’ cuesta hacerse con ella. Mendilibar no es el culpable. Por raro que suene, el propio Sevilla es vctima de sus xitos, esclavo de sus ttulos y preso de su excelencia. Quien se acostumbra a ganar no acepta la derrota. Es tan injusto como irremediable. Por eso mismo es mejor subirse al tren y no quejarse si el traqueteo es incmodo.

Tampoco se debe sentir traicionado si entre bambalinas el propio club prepara algn plan B. Ahora o en tres meses. Ni Lopetegui resisti a un inicio catastrfico, con todo el bagaje que tena, aunque eligiendo mal a los enemigos e incluso a los amigos o defensores. Mendilibar tiene la fuerza que tiene y debe aceptarla. Lo que decamos hace unos das es que siguiese su instinto y esencia. No quiero decir ser cabezn, sino directo a la vez que pragmtico. Vaciarse sobre su idea y meterla de forma machacona en todos los que estn bajo sus rdenes, pese al nombre que lleven en la camiseta. Si debe cargarse a un nervioso Dmitrovic por sentir el peso de la leyenda Bono, adelante; si debe sentar ms a Sergio Ramos de lo que su currculum seala, adelante; si su apuesta ganadora es Suso como extremo diestro, adelante; si necesita vitalidad en el centro y menos toque insustancial, adelante. Y as un largo etctera. Siguiendo sus impulsos fue capaz de levantar una Europa League en una situacin anmica e incluso futbolstica terriblemente precaria. Tendr tambin su corazoncito a la hora de evaluar sus meses en Nervin. Incluso estar mareado de intercambiar el papel de estratega cuando gana por el de tcnico sin ideas que trae los cambios preparados de casa cuando la derrota aplasta su discurso. Es lo que tiene vivir en el foco de un club grande. Todo te sobrepasa. Cada palabra puede ser interpretada de forma ofensiva. Como cada gesto. Sobre todo tus decisiones. Repito, cuando pierdes. Si ganas, lo que digas en sala de prensa ser un chacarrillo desternillante. El Mendilibar entrenador, por veterano que sea en un banquillo, tambin est aprendiendo a marchas forzadas este juego de las medias verdades. Y la nica real son los tres puntos. Ganar hasta que se aburran de verte hacerlo. No tiene sentido ponerte piedras en tu camino. Los que aplauden o despellejan son los mismos. Tan viejo y real como el propio ftbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS LEÍDO

Suspendido el Granada-Athletic por el paro cardíaco de un aficionado

El partido que disputaban este domingo en el Nuevo Los Cármenes el Granada y...

El eterno retorno de Enrique y Meghan, los duques de Sussex | Gente

Cantaba el cómico estadounidense Jimmy Durante, que pasó en California la etapa más prolífica...

Te Recomendamos

Suspendido el Granada-Athletic por el paro cardíaco de un aficionado

El partido que disputaban este domingo en el Nuevo Los Cármenes el Granada y...

Elche – Cartagena: El Cartagena se agarra a la salvacin con una remontada en Elche

El Cartagena se agarra a la vida en Segunda con una remontada muy meritoria...

Atltico – Almera | LaLiga EA Sports: No son horas para el Atltico

El personal del Metropolitano se frotaba los ojos. Alguno de forma literal, que siempre...